Resistencia

Es fundamental tu opinión y trascendental tu participación

Nombre: Manuel Gerardo
Ubicación: Caracas, D.C., Venezuela

24.9.05

Las Torres del Silencio

Hace unos días tuve que buscar una información en el Centro Simón Bolívar, también conocido como las Torres del Silencio, y entiendo por qué se les llama así. Uno pudiera pensar que se le debe el nombre a su ubicación en la Urbanización o el sector El Silencio. También cabe pensar que se debe al Silencio de los Inocentes porque, en efecto, parcen más bien el escenario de una película de suspenso, terror o ciancia ficción. Pero no, se debe a su vinculación estrecha con el país, que al igual que éste se cae a pedazos y nadie dice nada porque así siempre han sido las cosas aquí.
Pregunta: ¿Siempre serán así?

9.9.05

¡A levantarse se acaban las vacaciones!

¡A levantarse se acabaron las vacaciones! Es el llamado que escucharán todos aquellos que acuden al colegio el próximo 19 de septiembre. Nuevo año escolar para la mayoría. Uniformes nuevos para los que han crecido. Lista de útiles nuevecita. Posibilidad de amigos nuevos. Cerebro fresco para recibir parcelitas de la verdad.

Los que ya hemos pasado por el colegio (hace ya unos años, pero no tantos) podemos darnos cuenta de es un caldo de cultivo de ilusiones nobles. Pasamos once años de nuestra vida discutiendo con nuestros amigos y pensando en nuestro interior qué queremos hacer, cuál será nuestro oficio. Si nos vamos a casar, con quién, cuantos hijos, etc. Pero poco nos detenemos en el contexto de todo esto, porque no lo conocemos.

El contexto es una sociedad, una ciudad, un país. En nuestro particular caso, un país por el que nadie puede hacer nada por nada ni por nadie. ¡Qué gran mentira! Una mentira muy cómoda, porque en el fondo lo que espero es que alguien haga algo por mí. Y entonces se descubre una gran falta de piedad con la patira. Como si no le debiesemos nada. Como si aquí todo fuese amargura. Eso es lo que les inculcamos a nuestros hijos. Que trabajamos para que dejen al país, que les damos educación para que se desarrollen en otro lado, porque les queremos tanto. Les queremos tanto que les queremos mal, porque les enseñamos a huir de las dificultades.

¡A levantarse se acabaron las vacaciones! ¡Hay un país por construir!

13.7.05

Sólo para jóvenes (Ramón Guillermo Aveledo)

Amanecí contento ese sábado por la mañana. Me había invitado FORMA a una reunión de jóvenes estudiantes de bachillerato interesados en los problemas del país y en hacer algo para darles respuesta. Si un grupo de jóvenes puede sacrificar un día del fin de semana, en plena época de exámenes, para reunirse y escuchar y exponer y discutir, en Venezuela hay esperanza.
FORMA, que viene de formación y acción, es una asociación que lleva dos años trabajando, desde que fue fundada por estudiantes de universidades con sede en Caracas. Muchachos de la Monteávila y la Central, la Católica y la Metropolitana. Del grupo son miembros algunos larenses, en quienes he continuado la amistad que ya tenía con sus padres. Me estimula mucho apreciar su seriedad, la alegría con la cual encaran su trabajo que es, digámoslo claro, su lucha. También me conforta verlos sosteniendo y atreviéndose a defender valores.
Días atrás había tenido una conversación larga en Chacao con el alcalde Leopoldo López. Lo visité junto a Andrés Stambouli por razones universitarias. Andrés dirige el Centro de Estudios de Gobierno y quien escribe coordina la Especialización en Gerencia Pública de la Universidad Metropolitana. Salí con la sensación refrescante de encontrarse con un político joven que toma en serio su responsabilidad de gobernar. Que tiene ideas y desarrolla proyectos. Que comprende, y siente, los graves problemas sociales de Venezuela y está claro en que ellos deben enfrentarse de verdad. Esto es, asumiendo su verdad y planteando para ellos políticas de verdad. Puede uno estar o no de acuerdo con gente como él, puede que no coincida en esta o aquella propuesta, pero para mí lo importante es constatar que en este país hay gente joven pensando, gente joven haciendo, todo ello sin conformarse, sin rendirse, sin dejar de soñar. El tipo de gente que hace falta.
En ambos casos, con los muchachos de FORMA y con el alcalde López, sentí el tipo de mística que un día fue el resorte que me lanzó a la política, que puede ser la más honorable, la más emocionante, la más hermosa de las aventuras.
Entre los jóvenes venezolanos hay mucha duda. La duda en sí misma no es mala y es muy juvenil. Si conduce a plantearse las cosas de otra manera y reta a intentar hacerlas, puede ser un gran motor para los cambios. Pero si la duda apaga el entusiasmo y nos pone a buscar alguna puerta de escape, es la mejor garantía de que las cosas nunca cambiarán, como no sea para empeorar.
Por eso es que insisto en que en países como éste la indiferencia es imposible. Si pudiéramos lograr permanecer al margen y lograr que la sociedad nos dejara quietos, en una burbuja feliz con la gente y las cosas que nos gustan, a lo mejor sería válida la opción del aislamiento, el viejo sueño de la isla de la fantasía. Pero no podemos. La realidad nos persigue y tarde o temprano nos alcanza. Como alcanzó trágicamente la omnipotencia del poder incontrolado, la ola de la violencia impune, a los tres estudiantes de la Universidad Santa María una noche de un lunes cualquiera en Maracao. Uno no puede quedarse de brazos cruzados. Debemos hacer y además, podemos hacer.
Pesimismo y optimismo nos son presentados como dilema de hierro. La verdad es que ambos son unos impostores. Pesimismo viene de pésimo, el superlativo de malo, lo mismo que optimismo proviene de óptimo, el superlativo de bueno. Y las cosas de la vida humana nunca suceden de ese modo. Jamás son insuperablemente buenas ni absolutamente malas. Sobre todo, no son definitivas e inmodificables. Lo grande de ser humano es que tenemos la posibilidad de mejorar nuestras obras, porque no somos perfectos y siempre habrá algo qué hacerles. A las nuestras y a las de otros.
No hay que rendirse. Hay que atreverse.

Ramón Guillermo Aveledo

5.6.05

Julio Borges: ¡¿Presidente?!

Me gustaría conocer sus impresiones, comentarios, análisis incluso de lo que significaría Julio Borges en la Presidencia o como candidato presidencial. Espero sus comentarios.

1.6.05

Fragmento del discurso de Andrés Bello en la inauguración de la Universidad de Chile

“La universidad, señores, no sería digna de ocupar un lugar en nuestras instituciones sociales, si (como murmuran algunos ecos oscuros de declamaciones antiguas) el cultivo de las ciencias y de las letras pudiese mirarse como peligroso bajo un punto de vista moral, o bajo un punto de vista político. La moral (que yo no separo de la religión) es la vida misma de la sociedad; la libertad es el estimulo que da un vigor sano y una actividad fecunda a las instituciones sociales. Lo que enturbie la pureza de la moral, de las facultades individuales y colectivas de la sociedad –y digo más- lo que las ejercite infructuosamente, no debe un gobierno sabio incorporarlo en la organización del Estado.”

30.5.05

Que en el letargo de la noche...

Parece decir: Una pena de amor una tristeza, lleva este pueblo herido en su amargura, y pasa la noche entera buscando comer. Cuando la tarde languidece renacen los pobres y en la quietud las callejuelas parecen sentir, el son tristón de las latas y potes de los miserables, que en el letargo de la noche parecen morir. Una pena de hambre, una tristeza, lleva esta sociedad en su locura, que en cualquier instante parece desfallecer. Moliendo café... moliendo café...

26.5.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte X)

Marx plantea que la conducta social es siempre una lucha de clases. Este gobierno señores con sus políticas marxistas no sólo pretende hacernos creer que esto es así, no sólo pretende igualarnos por abajo, que es la única salida que encuentra esta locura, con la previa negación de la naturaleza y la abolición del hombre, sino que pretende hacer que esa brecha entre las clases sea cada vez más ancha y profunda. Critica el neoliberalismo, pero yo no sé si estos, que entienden bien el socialismo, pretenden que los ricos y los pobres lo sean cada vez más. Estas políticas nos llevarán al clásico fin de marxismo, la lucha de clases final gobernados pobres y oprimidos versus gobernantes ricos y con poder, y nos vamos a quedar de brazos cruzados, con hambre y de brazos cruzados. El que no me quiera creer que mire a la isla más grande del Caribe, el que no me quiera creer: ponga su mirada en las heladas tundras de Siberia. El que no me quiera creer que mire a la hipócrita China comunista.

El problema con los socialistas es que siempre se cae en la mentira de anime, es decir, que al mínimo esfuerzo queda destruida. No podemos permitir que nos sigan engañando, no podemos permitir que manipulen la verdad, no podemos permitir que nos sigan tomando por corderos pastoreados por el lobo. Y si tenemos que ser David, pues entonces Goliat que se prepare. Pero eso si, no efectividad, si el tejido de la honda está roto, si sus fibras no están firmemente unidas.

25.5.05

Y en la quietud...

Y en la quietud los cafetales parecen sentir el son tristón. El son de lamentación por un pasado que pudo ser mejor, pero no fue. Cuando la tarde languidece se puede sentir ese son tristón de la apatía, de la irresponsabilidad, del ánimo caído. Pero conviene seguir el ritmo de este son, a lo mejor trae armonías de esperanza, incluso, puede contener sendas notas que atraigan, llamando a la lucha, a la paz, a la seguridad, a la alfabetización, al trabajo, a la familia, al crecimiento y perfeccionamiento del hombre.
Ningún son es tristón, porque aunque traiga recuerdos amargos y no provoque el baile sino el sueño; aunque haya sido escrito un instante después de que la alegría cerrase la puerta tras de sí, ha sido también escrito - el son tristón canción de amor de la vieja molienda- con el anhelo de su pronto regreso. Que nadie se olvide de que ese son es canción de amor, que nadie se olvide de que en cualquier momento la piedad por la patria pasa factura y quién no la ha vivido ha de padecer las consecuencias, que no olviden, los que pretenden silenciar las voces del coro, que aunque no vibre la música en el aire, dentro del corazón sigue susurrando el son tristón, canción de amor de una vieja molienda que debe seguir moliendo café.

23.5.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte IX)

Por ultimo una intervención del Estado en la educación, como la que esta planteada en el escenario político actual, traería como consecuencia un igualitarismo injusto, no para aquellos que son la referencia, sino para aquellos que serian “igualados”. ¿Hasta cuándo señores vamos a permitir que el socialismo, que fue, es y será siempre un fracaso, tenga cabida en la sociedad venezolana? ¿Hasta cuándo señores vamos a permitir que el populismo manipule a su antojo las ilusiones y frustraciones de los más pobres, de los más débiles, de lo más indefensos, de los más ignorantes? Para aquellos que no sepan lo que el Gobierno plantea es que abogados, médicos y educadores obtengan su grado en cuatro años, bajo el método de la observación. Así mismo, observación. Tres días de observación a la semana, como si se tratara de aprender a ser pintor de brocha gorda o carpintero, profesiones muy loables por supuesto, y dos días a la semana de educación a distancia.

¿Y a que no saben ustedes quién va a contratar a estas personas, quién les va a dar empleo? Pues el pretendido eterno gobierno bolivariano, como es lógico. Pues díganme; quien de ustedes, libremente por supuesto, va ir a un médico de estos para que le cure, a un abogado para que le defienda o dejaría sus hijos en manos de estos educadores, ninguno. Y este gobierno predica la igualdad cuando lo que hace es separar cada vez el país en más pedazos. Porque ¿qué otra cosa creará este sistema sino una élite de profesionales de primera y un discriminado sector de profesionales de segunda?, que además pretende estar, nada más y nada menos, confinados al sector publico, es decir al manejo de la bienes del Estado.

22.5.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte VIII)

Decía que en definitiva todos los jóvenes de éste país estamos llamados y obligados a prestar esta lucha a favor de los de esta generación y los de las futuras. Porque es el tiempo propicio, porque tenemos que velar por nuestra seguridad como estudiantes y por la seguridad de los que vendrán. La Universidad y las instituciones de educación, son por esencia libres. Son los espacios donde se forman los profesionales del país y es el campo laboral quien decide de que manera quiere que sus trabajadores sean formados de acuerdo a las aptitudes necesarias para el mercado, en definitiva lo que hoy se demanda es la calidad. No puede nadie implantar un sistema rígido a las universidades, pues sus miembros no encontrarían el cauce para innovar y buscar otros modos de llegar al conocimiento de la ciencia, de la verdad, y como alguien me dijo alguna una vez: lo rígido se parte.

19.5.05

Cuando la tarde languidece renancen las sombras (Moliendo Café)

Ha languidecido la tarde, han renacido sobre nosotros las sombras y no hallamos manera de hacer luz, de devolverle al cielo su brillo, de iluminar los caminos de la verdad, de la justicia, de la libertad por donde debemos transitar. Hoy, precisamente, en clase de Historia de Venezuela, recordábamos el suceso ocurrido en el año 1987 cuando la corbeta colombiana Caldas irrumpió en nuestro territorio. En aquella ocasión el presidente de la República ordenó que los movimientos militares hacia el Golfo se hiciesen de noche para no infundir conmociones en la población. Se hizo de noche. En este golpeado país parece que vivimos una sombra eterna, en una larga noche. Como decía una amiga de los hombres esta vida es una mala noche en una mala posada. ¡Pero, caramba! Una cosa es que la vida de los hombres esté llena de contrariedades y aflicciones, y otra muy distinta es que se aplasten nuestras esperanzas con el duro y gordo puño del poder por el poder, del populismo. Hacer pobres –miserables– a los hombres por puro egoísmo es sinceramente imperdonable. Pero es que la tarde ha languidecido, hemos, desde hace mucho tiempo, bajado la guardia, no hemos querido afrontar las responsabilidades públicas, los primeros egoístas hemos sido nosotros; tenemos que rectificar. Por nuestra culpa ha languidecido la tarde y han renacido las sombras. Debemos levantar la mirada para que, por fin, vuelva a salir el sol.

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte VII)

Nosotros, precisamente por ser estudiantes tenemos el deber de defender la libertad de la Educación. La labor del luchador social nunca termina. Se proyecta, es como una línea, que porque tiene principio no podemos decir que es infinita, pero podemos decir que no tiene fin. Es esa semilla que al sembrarla, da fruto, y éste da más fruto, y así continúa, hasta que el suelo no pueda más proveer de sustento a esa planta. Sin embargo, el suelo donde siembra el luchador social es la razón, es el corazón del hombre. Y, mientras haya hombres en el mundo, habrá continuidad en el mensaje. Es por eso que en el evento de hoy, todos los que estamos aquí nos dedicamos a sembrar, y estamos convencidos de que los frutos se verán, convencidos de que por su trabajo y el nuestro habrá justicia, solidaridad, libertad, respeto, es decir personas justas, solidarias, libres y respetuosas de la dignidad humana.

16.5.05

Moliendo Café

Cuando la tarde languidece renacen las sombras
y en la quietud los cafetales parecen sentir
el son tristón canción de amor de la vieja molienda,
que en el letargo de la noche parece decir... (pronto)

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte VI)

Precisamente ahora es el momento en que se debe defender la libertad de la educación. Amigos míos, vivimos un tiempo oscuro, donde quien parece subsistir, donde quien parece haber vencido es la mentira, y donde ahora ésta, creyéndose victoriosa, pretende en este país suprimir el hallazgo de la verdad, desvirtuando –aparentemente– los instrumentos por el que los hombres, con el uso de su inteligencia, razón y voluntad, pueden encontrarla. Nos engañan, y casualmente está de moda engañar a aquellos que, como antes mencioné, desean ardientemente el encuentro con la verdad, que de alguno u otro modo saben la importancia que el conocimiento intelectual ha cobrado en estas últimas décadas, y desean ser mejores, más, desean ser personas virtuosas. Y el gordo pie del populismo ha caído sobre ellos, dándoles vidrios por diamantes. Los pobres, creyendo haber satisfecho su puro deseo del saber, han sido engañados, los han estafado, le han cambiado al gobierno votos por letras, y el gobierno, con la irreverencia de llamarse solidario y el gobierno del pueblo, ha vomitado las sobras de su banquete sobre la inocencia del ser humano. Por eso es que debemos defender la autentica educación gratuita, que no es aquella que no cuesta dinero, sino la que está libre de obligaciones políticas, la que efectivamente dignifica a la persona humana, la que pone al hombre en contacto con la verdad.

11.5.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte V)

Por eso nosotros que queremos dedicarnos a la política, que queremos dar lo mejor para que en este país reine el bien común, o sea, para que los venezolanos seamos felices, tenemos que defender la libertad de la educación. Porque la libertad de educación garantiza el debate, la pluralidad, la participación, pero lo más importante es que garantiza que ese encuentro personalísimo con la verdad goce de las emociones propias de quien consigue un tesoro riquísimo que siempre estuvo debajo de la almohada, para que entonces el estudiante reconozca su pequeñez ante la verdad que es colosal y sienta el deseo ardiente de transmitirla. De esta forma podremos tener una sociedad que viva en la verdad, y a través de ella podamos tener un país de personas que viven la vida buena –distinta de la buena vida – y busquen un desarrollo sustentado en los sólidos pilares de las virtudes.

9.5.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte IV)

Dado que este no es un Estado virtuoso, y, basándonos en lo que sostiene Aristóteles, no podemos darle el manejo del sistema educativo a este gobierno. Y aun siendo un Estado virtuoso, éste debería como tal ser generoso, ser magnánimo, ser humilde y compartir el derecho de velar por la educación con otras personas, especialmente con aquellas que tienen un derecho preferente frente al Estado, como son los padres, titulares del derecho de llevar a sus hijos por el buen camino. Derecho y competencia que ellos delegan en las instituciones escolares.

Decimos, entonces, que las instituciones de educación, bien sea básica, bien sea media, bien sea superior son instrumentos para lograr ese anhelado encuentro con la verdad de las cosas, con la verdades de la existencia, de la ciencia, de lo humano y de lo divino. La educación libre es el grito imperioso de los hombre que buscan un sentido en la vida, que desean profundizar en los misterios de las ciencias, que saben que el conocimiento es poder, pero por encima de todo eso, que desean rendir sus potencialidades intelectuales al desarrollo integral del hombre, es decir, al perfeccionamiento propio y de los demás, a trabajar por su felicidad.

¡Quiebra PDVSA!

Me gustaría saber sus opiniones, interrogantes o simplemente comentarios. ¿Qué cree Ud. que pasaría si PDVSA se va a la quiebra?

4.5.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte III)

Hace quizá seis semanas, estuve en la Universidad Metropolitana en un foro abierto que convocó el Centro de Estudiantes de esa casa de estudios para discutir el tema del decreto 3.444 y del Anteproyecto de Ley de Educación Superior que se está elaborando, pues resulta un anteproyecto estatista, interventor, masificador, por supuesto socialista, etc. Que corona al Ministro de Educación Superior como Pontífice Máximo del sistema de Educación superior, etc. Ahí, en este foro, participábamos cuatro personas, una profesora, me parece que de la Escuela de Educación, cuyo nombre no recuerdo, El Dr. Rafael Chavero, profesor de Derecho de esa Universidad, el Vicerrector Académico de la misma y yo. Al momento de la intervención del Vicerrector, éste dijo algo que me llamo mucho la atención, y es que: el problema con dicho anteproyecto de ley, con el mencionado decreto, y las reacciones que han levantado, no era tanto su contenido, que, según él, es muy similar a la actual ley de Universidades; sino que existe una gran desconfianza en el actual gobierno. De este modo, Aristóteles dice que la educación debe estar en manos del Estado, claro está, que Aristóteles entiende como Estado a un estado virtuoso, que da el ejemplo y que promulga leyes que mandan lo bueno y prohíben lo malo. Me dirán ustedes entonces: ¿Es que acaso este gobierno es virtuoso? ¿Es este gobierno y sus miembros un ejemplo a seguir? ¿Es que acaso esa desconfianza es ilegítima? ¿Es que acaso este gobierno legítimo?

1.5.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte II)

El encuentro con la verdad es un acontecimiento único en cada persona, que se da libremente. El ejercicio de la libertad, es decir, la activa unidad entre la voluntad y la inteligencia, es fundamental para que el encuentro se dé espontáneamente. Este encuentro puede ser volátil, ya que, al suprimir la libertad, la evidente contradicción entre la razón del hombre y la realidad de las cosas, hace que la verdad emerja de manera tan sensible que resulta absolutamente irrefutable. De darse esto así, la reacción del que antes era ciego, puede darle al déspota opresor un final fatal. Claro está que pudiera suceder a la inversa. Puede pasar que el que no ve se deje llevar, y termine acostumbrándose a vivir sin libertad, o peor aun, que se convenza a sí mismo que ése es el correcto modo de vivir; que esa es la ética humana. Ambos supuestos son extremos aberrados que no podemos tolerar.

La generación de relevo

¡Caramba! Hace poco estuve leyendo el blog de un estudiante de arquitectura que me dejó impresionado. Tácitamente uno de sus profesores le pide que sea de la generación de relevo, en lo que se refiera a los concursos de Arquitectura. ¿Cuándo será que nos va a caer el níquel? Desde luego le comenté que está en el deber de rescatar estos concursos. Así como los jóvenes debemos estar dispuestos a luchar desde la política, para sacar adelante a este país. El problema con nuestra golpeada -por no decir extinta- democracia es que nunca hubo generación de relevo. Les prometo un arículo sobre la importancia de los jóvenes en la política y les prometo desmontar la falacia de la "asquerosa política". Así como les prometo trabajar por un mejor país.

29.4.05

Moral y luces son nuestras primeras necesidades (Parte I)

Decía el Libertador Simón Bolívar:
“Moral y luces son nuestras primeras necesidades”


Conviene siempre reafirmar que no debemos quedarnos pasivos ante el problema que se nos presenta hoy de que el Estado pretenda intervenir en los sistemas de educación de nuestro país. Son muchas las razones por las cuales no se puede permitir el panorama planteado; en primer lugar, porque las instituciones educativas, en especial las de educación superior, tienen como fin último el encuentro con la verdad, y como tal, su naturaleza es ser un medio para encontrarla. Segundo, porque el tiempo que vivimos es oscuro y parece que la mentira ha prevalecido sobre la verdad, cosa que es tan solo aparente. En tercer lugar, porque como universitarios y escolares es nuestro ambiente actual y es el que debemos defender. Y luego porque una intervención del Estado, particularmente de los que gobiernan en este momento, significaría una coacción de la libertad y un irrespeto a la dignidad de la comunidad educativa, a la dignidad del estudiante, a la dignidad de la persona humana.